Dr. Lina Triana

Trastorno dismorfico corporal

Uno de los trastornos psicológicos más comunes asociados con la cirugía estética es una condición comúnmente conocida como Trastorno Dismórfico Corporal, TDC. Es una condición dolorosa de la imagen corporal que implica la excesiva preocupación por la apariencia física “normal” de una persona.

Esta condición se asocia a menudo con pensamientos intrusos de la insatisfacción corporal, evitar situaciones en donde se exponga imágenes del cuerpo en espejos ubicados en espacios públicos y el control excesivo del cuerpo y las comparaciones con los demás. Así, en su forma extrema puede ser muy debilitante y causar una gran cantidad de ansiedad y satisfacción de enfermedades.

Sin embargo, como con la mayoría de las condiciones psicológicas, hay una amplia gama de diferencias en la forma en que se presentan estos excesivos pensamientos negativos de la imagen de sí mismo y conductas de evitación. Las diferencias van desde un nivel “normal” de la conciencia de sí mismo a los efectos gravemente debilitantes de la ansiedad y la depresión en las personas más afectadas.

De hecho, un gran número de casos “normales” que son menos graves, han sido tratados únicamente con cirugía plástica con resultados notables. En los casos leves, la persona ha quedado satisfecha con su nueva apariencia, ha encontrado satisfacción en su nuevo auto concepto y forma de relacionarse con los demás.

La cirugía plástica ha demostrado que ayuda a reducir o eliminar muchas de las características asociadas a las formas leves de TDC sin recurrir a tratamiento psicológico. Sin embargo, para la mayoría de las formas de TDC, una combinación de cambio cosmético, medicación y psicoterapia, ha demostrado tener el mayor efeto.